LA DISPARITION. 2015

“Nada más vasto que las cosas vacías”


Desde el año 2006, en un proceso consecutivo de concatenización de propuestas con diferentes nombres, la serie Emergencia desarrolla una línea discursiva centrada en las estrategias antivisuales y el concepto de no-fotografía a modo de partes de una argumentación ética y estética que pretende desmarcarse de la vacuidad visual como signo de los tiempos.


En los nuevos trabajos englobados bajo el campo semántico de La disparition se manifiesta una evolución centrífuga, no lineal de anteriores propuestas encaminadas a ocultar, bloquear, ralentizar, reducir el hecho perceptivo como recurso expresivo potenciandode otras vías de seducción y seductoras de lo visual.


En N_ct_rn_d_d destacan pequeños hitos luminosos sobre escenas apenas vislumbradas por el manto nocturno. D_s_nt_gr_c__n forma parte de un proyecto procesual en el que los fragmentos de previas imágenes se desdibujan en nuevas divisiones y reencuadres bajo el halo cegador lumínico, paradigma de la i-luz-traición. T_st_m_n__ recurre a imágenes de muros, pavimentos, piedras, ruinas y restos arqueológicos, vestigios de experiencias visuales encabalgadas en el tiempo. La piedra corresponde al muro, la muralla que impide trascender el espacio en el post-espacio. Sobre estas barreras, fragmentos desintegrados de manos
re-presentando la escena alegórica perceptiva. Los vídeos de La huella practican un ejercicio tan simple como difícil de narrar en un tiempo “real”, sin imperativos mediáticos, de ciertos estados reflexivos cotidianos en los que el vacío y lo trascendental testimonian un memento vital. Finalmente, Infra-Black Sound es un proyecto de intervención escultórica en el que dos piezas de madera, a modo de anti-bafles, interconectadas no emiten sonido alguno salvo que sirvan como reflectores del sonido ambiente o el que cada espectador pueda imaginar.

 

Yo soy un otro supone otra vuelta de tuerca en la idea de enajenación o, si se prefiere, de desdoblamiento de identidad. La idea del "doppelganger" incluido en el propio personaje como asunción de las múltiples facetas de la personalidad sin los extremos de las patologías mentales.
Yo soy un otro no pretende vincularse con la famosa cita de Rimbaud que, por otro lado, se traduciría como "Yo es otro", sino más bien con el extrañamiento que el propio locus identitario provoca en determinados gentiles, ciudadanos. La sensación de no pertenecer y no querer ser asido culturalmente por una tierra que nos devuelve un parco y distorsionado reflejo de lo que somos.
Así el agua estancada de una piscina andaluza es incapaz de activar ese necesario movimiento reflexivo. En su lugar, la acumulación de detritus establece un paradójico mecanismo narcisista, afín al mito, que alimenta la líbido territorial como un éxito historicista ajena a cualquier progreso o sincronización con los signos de los tiempos actuales.

 Antonio D. Resurrección. "Yo soy un otro". 100 x 80 cm. Fotografía. 2016
Antonio D. Resurrección. "Yo soy un otro". 100 x 80 cm. Fotografía. 2016
 Antonio D. Resurrección. "N_ct_rn_d_d #2". 100 x 50 cm. Fotografía. 2015
Antonio D. Resurrección. "N_ct_rn_d_d #2". 100 x 50 cm. Fotografía. 2015

Antonio D. Resurrección. "Tropicalia". 2'24 minutos. Vídeo-color, sonido. Track: "Tropicalia". Nonsense band. ADR. 2017. Toledo. 2016/17